Carreras del futuro

Antes de elegir una carrera, toma en cuenta su campo de acción a futuro.

Entre las ingenieras más solicitadas se encuentran Energía, Nanotecnología, Biotecnología, Mecánica, Ciencias Ambientales y en el área de la salud, están Medicina y Enfermería, otras de las más populares es la Gastronomía, así como del área de Turismo y Negocios que se ofertan en la ciudad.

La Universidad Politécnica de Sinaloa (Upsin), Instituto Tecnológico de Mazatlán (Itmaz), Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS) y la Universidad de Occidente (U de O), tienen jóvenes preparándose para incorporarse al campo laboral en la región, estado, el país y algunos incluso más allá de las fronteras.

Carreras del futuro.
La Upsin cuenta con carreras consideradas del presente y futuro, como son Energía y Nanotecnología, resaltó el coordinador Éber Orozco. Añadió que el 6 de febrero egresan los primeros 21 ingenieros en Energía.
Estos futuros ingenieros junto con los maestros tienen un parque que opera un sistema fotovoltaico generador de electricidad que sirve para generar energía eléctrica por medio de la radiación proveniente del sol.
Hay pocos profesionistas en esas áreas y están siendo demandados por empresas verdes, que cuidan el medio ambiente y que les ayudan a reducir costos.
Asimismo, entre las profesio nes más solicitadas a nivel nacional están Social Media y Online Proyect Managers, Nano-médico, Desarrollador de Software y web, así como Ingeniero de Diseño e Ingeniero Industrial, Ingeniero Comercial o Contadores y Financieros,
Además de Químico Ambiental y Químico Agroalimentario y Manager y Asesor de Ventas y Marketing.
Algunas de estas opciones están en el sector público, pero la mayoría en el sector privado y hacia el norte del país y la ciudad de México.

Eligen mejor.
El director del Itmaz, Manuel José Correa Pérez, resaltó que los jóvenes que cursan la preparatoria y que van elegir una carrera se han vuelto más exigentes al elegir.
Tienen al alcance de la mano profesiones que son las de mayor impacto en su estado y el país.
El instituto con las ingenierías en Mecánica, Bioquímica, Naval, Electrónicas y Pesquerías, oferta carreras que tienen un campo muy amplio donde ejercer.
Un 70 por ciento de los que egresan del Itmaz logran colocarse en un plazo no mayor de 6 meses.
Hay jóvenes que hacen sus estadías en empresas y los contratan. Pero también acuden empleadores directamente al campo en busca de los mejores estudiantes y les dan oportunidad en empresas del centro del país.

Asimismo, la institución está pendiente de lo que se demanda en el mercado. Se realizan los estudios de factibilidad para abrir las nuevas opciones. Se busca que sean profesiones que permitan que los jóvenes pueden incorporarse al campo y también crear su propio negocio y generar fuentes de empleo.
La escuela cuenta con una población estudiantil de mil 475 alumnos, distribuidos en las siete carreras en los dos campus que tienen, uno en Urías y el de Higueras del Conchi.

Carreras que perduran.
La secretaria Académica de la Universidad Autónoma de Sinaloa en la región sur, Olga García Rendón, resaltó que cada año surgen nuevas ofertas educativas.
Pero hay profesiones que pasan los años y son muy demandadas, como Medicina y Enfermería.
Miles de jóvenes cada año concursan por un espacio, pero no todos pueden acceder. Estos profesionistas de la salud, se colocan en hospitales del sector público y privado.
Pero también hay quienes se interesan en estudiar Trabajo Social, Contabilidad, Administración , Negocios, Sistemas y Turismo.
Esta última ha empezado a despegar, pues los grandes desarrollos de la localidad y región, contratan a los egresados de Turismo.
Empleo.
El abanico de opciones es muy variado en universidades públicas y privadas.
Los jóvenes eligen, se preparan para salir a buscar empleo y hay decenas que se contratan en áreas relacionadas con su propia carrera.
Pero hay cientos que enfrentan una situación desfavorable. Pese a que tienen licenciatura, ingeniería y hasta una maestría, el trabajo no es suficiente para todos, resaltó Miguel Rosas, quien cursó la carrera de Sistemas en una escuela privada de la localidad y las opciones que encuentran son para percibir sueldos que apenas rebasan los cien pesos.
Mientras que Javier Castro, que estudio administración, lo más que le ofrecen en las empresas es primero como vendedor con posibilidades a crecer y posiblemente administrar un negocio.
Esta realidad hace que los egresados, pese a que se hayan graduado con diez, se sientan defraudados.
Directivos de las escuelas de nivel superior coinciden que la función de ellos es formar profesionistas de certificado.
Aunque si les preocupa que no todos los que egresan laboran. El generar fuentes de empleo le compete al gobierno y pese a que anuncian que el empleo se ha mejorado, la realidad es que los jóvenes profesionistas se tienen que subemplear en actividades que nada tienen que ver con su formación.