Casa para dos, una buena opción para el ahorro

Compartir vivienda es un fenómeno al alza; expertos te dan consejos para lograr una sana convivencia

Si estás en una etapa de tu vida en la que te hayas por independizarte o buscas ahorrar en el pago de las rentas de los departamentos, el compartir la vivienda con un compañero de habitación o roomie es una buena opción siempre y cuando sepas como debes desenvolverte dentro de la casa para mantener una sana convivencia, consideró la empresa DadaRoom.com.

La empresa especializada en contactar a las personas que buscan un cuarto para compartir y los grupos o personas que están dispuestos a tener un roomie, establece que la demanda para compartir departamento ha crecido de forma exponencial durante el último año en la ciudad de México y área metropolitana, así como en las zonas urbanas de los estados de la República.

En el mercado se observa que son cada vez más los jóvenes de entre 22 y 30 años que optan por compartir espacios para ahorrar y mejorar su calidad de vida, los cuales están en una etapa de independencia familiar o de consolidación laboral, por lo que aún no tienen los recursos suficientes para adquirir una casa propia.

De acuerdo con información del Inegi, ya son más de 2 millones de jóvenes los que se han salido de casa de sus padres sin haberse casado para compartir su alojamiento con algún compañero. Este número podría duplicarse en la siguiente década, considera un estudio de DadaRoom.

La empresa realizó una investigación donde detectó que cada mes son más de 70 mil personas quienes visitan su sitio en busca de un cuarto o un nuevo compañero, donde el promedio del usuario es un joven profesional, soltero, egresado de la universidad, con una edad promedio de 27 años.

Asimismo, se divide entre 51% mujeres y 49% hombres, los que están en busca de un cuarto para compartir, lo que evidencía que existe una muy significativa igualdad entre hombres y mujeres.

Frecuentemente los roomies son compañeros de escuela, colegas de trabajo o amigos que tienen gustos similares, quienes por lo general rentan un espacio en el cual comparten áreas comunes y cada uno tiene una recámara, además de compartir la sala principal de la casa.

Sin embargo, es importante que se especifiquen claramente los derechos y las obligaciones de cada uno de los miembros que habitan la casa, así como designar a una persona como representante de todos los demás, esto para evitar confusiones al realizar el pago o recibir información de los servicios de la casa.

Los expertos señalan que es importante delimitar las tareas dentro del hogar para cada uno de los habitantes, las cuales se deben de especificar desde la primera entrevista con el candidato a compartir el departamento, además de las instalaciones y servicios disponibles en la habitación, como cajones de estacionamiento, servicios de televisión de paga o conexiones a internet.

Por ello, la elección de un roomie es muy importante, tanto para la persona que busca un cuarto, como para la o las personas instaladas dentro de la habitación, ya que la convivencia será cotidiana, en la que compartirán no sólo los espacios de la habitación, sino valores, gustos, preferencias y costumbres de cada uno de los habitantes de la casa.

De acuerdo con la Procuraduría Federal del Consumidot, toda renta de un cuarto o habitación debe tener un contrato de arrendamiento, donde se estipule el nombre del arrendador y arrendatario, ubicación del inmueble, la descripción del inmueble, así como de las instalaciones y accesorios.

Asimismo, debe contener el monto de la renta que le tocará al roomie pagar, la garantía o adelanto, en su caso y las condiciones en las que se devolverá, en caso de proceder, además de si existe una fecha de término de contrato o si es indefinido.

De igual manera, se deben especificar las obligaciones que contraigan adicionalmente a las establecidas en la Ley, como el tiempo que le darás si se atrasa con la renta, si le vas a permitir que tenga mascotas, fechas en que deberá pagarte la renta y cómo debe dejar el inmueble cuando piense desocupar, entre otros.

Los especialistas de DadaRoom.com recomiendan que si tú eres quien ya está habitando la casa y buscas compartirla, durante la entrevista no mientas, por ello señalan que "debes mencionar claramente que el cuarto que rentas está en un sótano, sin ventana, y se inunda cada vez que llueve, no lo describas como: Lujoso cuarto, muy tranquilo, con alberca. De actuar así, sólo perderás tu tiempo y el del usuario, enseñando algo que no corresponde a lo prometido".

Asimismo, como medida de seguridad no des información extra a los posibles roomies, por ello no proporciones más información de la requerida, no se necesita dar a conocer la dirección exacta de tu departamento cuando lo publicites, sino hasta que te llamen y tengas una cita acordada.

Existen algunas recomendaciones que se deben tomar en cuenta una vez que se decida la entrada de un nuevo roomie en la casa para tener una mejor convivencia, como si sólo una persona tiene carro, este podría aportar de manera solidaría el vehículo para las compras del hogar, y como remuneración se le pagaría la gasolina y se le exentaría de algunas tareas domésticas.

Algunos otros detalles de la vida diaria, deben plantearse como si una persona nunca come en casa, no debe incluirse en el rol de hacer el aseo en la cocina.

Como medida de seguridad al interior de la casa, mantén a la mano teléfonos celulares, nombres completos y alguna referencia, como el teléfono de algún familiar cercano o amigo, de todos tus compañeros.

Otra recomendación es definir si algunos de los habitantes de la casa reunirá todo el dinero para el pago de servicios o si cada quien pagará ciertas cosas. Establezcan qué pasará si alguien se retrasa en los pagos o si repentinamente se niega a cubrir su aportación.

Existen distintas páginas en internet que pueden ayudarte a conseguir un roomie adecuado a las necesidades, pero lo más importante, es que estés dispuesto a ceder en algunas de tus costumbres y adaptarte a una forma de vida diferente, ya que la tolerancia es la clave para tener la mejor convivencia con tu compañero de habitación.
tcm